CatÁlogo de pintura Y dibuJO

Jordi Falgàs

 

Excepto cuando se indica lo contrario, todas las obras reproducidas en esta aplicación inteactiva son de Pep Colomer Martí. Para realizar la catalogación se ha seguido el formato convencional, ordenando los datos de cada obra según el siguiente orden:

 

• Número de catálogo

• Autores (sólo aparecen en caso de obras que no sean exclusivamente de Colomer)

• Título

• Fecha o fecha aproximada

• Técnica y soporte

• Medidas en cm. (altura × anchura)

• Firma y datación del autor (si constan en la obra)

• Propiedad o localización de la obra, y número de registro

• Observaciones

 

En la mayoría de los casos, la información ha sido facilitada por los propietarios o por los depositarios, o se ha extraído de catalogaciones ya existentes. En las observaciones hemos anotado dónde ha sido reproducida la obra anteriormente, excepto cuando se trata del catálogo de la exposición retrospectiva en el Museu d’Art de Girona de 1996, ya que en aquel volumen aparecían reproducidas todas las pinturas del legado Colomer que pertenecen a la fundación, actualmente depositadas en el museo, y hemos considerado que sería redundante hacerlo constar en cada caso. Cuando no figuran datos de catalogación significa que no se han podido obtener.

La obra completa de Pep Colomer consta, por lo bajo, de más de mil trabajos. Éstos incluyen pintura y dibujo, cartelismo, ilustración, diseño de interiores y mobiliario, y otros proyectos muy variados en casi todas las disciplinas y técnicas de las artes plásticas y decorativas. Somos conscientes de que a partir del momento de la publicación  aparecerán nuevas obras de Colomer, obras que ahora desconocemos o a las que no hemos tenido acceso. Por lo tanto, este repertorio seguro que irá creciendo. Por este motivo, la Fundació Colomer-Sanz creyó oportuno crear una aplicación interactiva i una web, que se podrán ir ampliando con nuevos hallazgos y también permitirá completar la catalogación de las obras conocidas.

Sobre la catalogación también es necesario hacer una aclaración previa. La obra de Colomer ahora ha sido recogida y fotografiada hasta donde nos ha permitido nuestra investigación, iniciada en 2011. De la obra pictórica podemos ofrecer una catalogación casi completa, sobre todo respecto a la técnica, las medidas y la localización de las obras, tanto de las que se hallan en fondos públicos como en colecciones privadas. El resto (dibujos, proyectos de diseño, mobiliario) todavía está pendiente, en buena medida, de ser catalogado correctamente.

Uno de los problemas más graves para la catalogación del legado de Colomer es la datación de las obras, ya que no acostumbraba a ponerles fecha. Además, sus dotes fenomenales para alternar estilos y técnicas también complican la secuenciación de las obras siguiendo criterios estrictamente formales. Ello dificulta la ordenación y el estudio. Sin embargo, hemos intentado hacer una catalogación ordenada cronológicamente, conscientes de que en muchos casos puede ser errónea, y queremos advertir a los lectores que se acerquen a ella que lo hagan con la máxima prudencia que aconseja un caso como éste. Por el mismo motivo, a la hora de dividir su trayectoria profesional, hemos optado por hacerlo en tres grandes períodos: el primero, que abarca su juventud y llega hasta la Guerra Civil; el segundo, centrado en las cuatro décadas de dictadura y los primeros años de democracia, y el último, correspondiente a los últimos quince años de su vida. Estos períodos no son equivalentes ni en la duración ni en la cantidad de obra producida (o conservada), pero la evolución de su obra se vio afectada por determinados hechos que nos han aconsejado agruparla de ese modo, tal como se explica en los textos que sirven para introducir cada etapa. En el curso de la investigación, también nos hemos dado cuenta de que el volumen y la relevancia de su obra como diseñador, en el sentido más amplio del término, se merecían un tratamiento y un estudio específicos, independientes de la obra pictórica.

Deseamos que esta aplicación no sólo ayude a difundir la obra de Colomer, sino que despierte la curiosidad de historiadores del arte que en el futuro nos tomen el relevo y puedan completar nuestras carencias y corregir los errores que sin duda hemos cometido.