Para mucha gente Pep Colomer fue siempre una persona reservada, y sigue siendo un desconocido. ¿Quién era Pep Colomer? ¿A qué dedicaba las horas, los años, aquel personaje de apariencia gris en la ciudad negra? Colomer fue una presencia constante pero enigmática y callada en la Girona que va desde la República hasta la restauración de la democracia, pasando por todo el franquismo. Pocos, muy pocos, le trataron durante el tiempo suficiente y con la franqueza necesaria para saber qué había detrás de aquella presencia imponente y a la vez distante.

Quince años después de su creación, la Fundación Colomer-Sanz ha podido hacer realidad el proyecto de preservar y presentar una visión retrospectiva de la trayectoria vital y artística de Pep Colomer. No lo habríamos podido emprender sin la complicidad y ayuda de aquellas personas apasionadas por el artista que han confiado en el proyecto desde que recibimos el encargo de la fundación. Nuestra aproximación a la obra de Colomer ha sido a la inversa: desde una mezcla de desconocimiento y escepticismo, hemos ido penetrando en un personaje que se ha revelado a través de una obra y un legado que no sólo hablan de él sino de una época, de una ciudad y, por encima de todo, de la creatividad como forma de afrontar la experiencia humana. Este proyecto, no es para predicar a los creyentes, no es para hallar en él todo lo que ya sabíamos de Colomer, sino al contrario, es para conseguir que mucha otra gente, ahora y en el futuro, pueda revivir este proceso de acercarse a la vida de un artista, difícil y llena de contradicciones, para aprender precisamente a vivir.

En su compromiso para dar a conocer y promover el estudio de la obra del artista gerundense, la Fundación Colomer-Sanz ha creído oportuno aprovechar los recursos que nos ofrecen las nuevas tecnologías para hacer una selección y catalogación exhaustivas de su legado artístico, que también se puede descargar como aplicación gratuita para dispositivos iPad.